La Toscana

Con lo listo que me creo y al rato de estar en Pisa ya me había vendido la moto un espabilado senegalés. Mamadou nos mareó a Ana, la rubia, y a mí con sus loas a España y sin saber muy bien como me encontré de pronto con un elefantito en la mano y Ana con una tortuguita y dos pulseras. Mamadou es un profesional de lo suyo y nosotros parecemos nuevos.

La torre de Pisa muy chula la verdad pero lo más espectacular del sitio son las miríadas de panolis que ves allí haciéndose la típica fotito de “hazme una así que parezca que sujeto la torre”. Perdón por lo de panolis, que sé que muchos tenéis esa foto, yo tampoco soy el tío más original del mundo y cada cual puede hacer lo que le plazca, pero ¿de verdad tiene sentido pasarte veinte minutos haciendo posturas de tai chi para conseguir una foto igualica a la que tiene medio planeta?

IMG_20170724_211003

El pueblo de la foto es Manarola, uno de los cinco que conforman las Cinque Terre. Supongo que os entran ganas de venir a verlo pero no seáis tontos, buscad fotos en Google o ahorrad para un yate y venid por mar hasta aquí. Llegar hasta esos pueblos en coche es una pesadilla. Carreteras llenas de curvas y tan estrechas y empinadas que harían pensárselo a una cabra montesa, total imposibilidad de aparcar el coche mínimamente cerca de los pueblos y más gente que en la guerra. El coche olía a quemao, mi gemelo izquierdo a punto ha estado de colapsar de tanto pisar y soltar el embrague y también hemos tenido algún momento de tensión en el coche. En serio, no vengáis, ya os lo cuento yo a la vuelta.

En Florencia yo tenía intención de ver al menos el David de mi tocayo Miguel Ángel pero hacer cola bajo la lluvia y el viento vestido de turista veraniego no me hacía mucha gracia y lo he dejado para la próxima visita. El David no lo he visto pero unas horas antes he visto a Isabella y dudo que el David se la pueda comparar en belleza. La he llevado enfrente en el tren durante escasos 20 minutos pero han sido suficientes para marearme. Qué ojos. Qué boca. Encima era simpática y se ha puesto a hablar con las chicas mientras yo solo podía mirarla embobado sin abrir la boca como un puto monguer. Al final he conseguido preguntarle el nombre porque sabía que acabaría hablando de ella y necesitaba documentarme bien.

IMG_20170726_191144

Estoy echando brazo y pierna en estas vacaciones porque nuestro alojamiento en Lucca es una cuca buhardilla que solo tiene una pega. El último tramo de escaleras es tan empinado que necesitas crampones para subirlo sin que te tiemblen las piernas. Si a eso le sumamos ir cargado con un carrito de bebé notas la sangre martilleándote las sienes y te sientes como el pobre Sísifo empujando la dichosa piedra.

No lo he explicado pero a este viaje me he venido con Marta, Ana la rubia, Ana la morena y su renacuajo​ Mateo. Como soy algo antiguo he intentado autoproclamarme el macho alfa del grupo pero no me han dejado porque estas tres son de armas tomar (a no ser que se les acerque una avispa claro) y hasta Mateo manda más que yo. Pero ya que ellas ponen la belleza y la inteligencia a mí me queda poner el músculo y me he pedido el papel de sherpa.

A los que sois padres no os voy a descubrir nada nuevo pero joder cómo cambian las cosas cuando empujas un carrito de bebé. Es como ponerte un traje de superhéroe pero que no te transforma a ti sino al resto de la gente. La peña se aparta para dejarte pasar, te ayuda en lo posible y lo mejor de todo, las mozas te sonríen!!! ¿No sabréis donde alquilan niños por horas?

IMG_20170726_174542

Anuncios

Dime algo, que me hace ilusión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s