No seas tonto

No sé si son los cuarenta años recién cumplidos o la hartura general pero últimamente estoy de un cascarrabias que me doy asquito. De hecho he tenido que hacer un ejercicio de contención para no empezar este párrafo faltando al respeto a un montón de gente. Y aún sigo buscando sinónimos en la página de la RAE para no perder a alguno de los pocos lectores que tengo. Haciendo buen uso de esos sinónimos voy a utilizar la palabra despropósito en vez de soberana gilipollez para describir algo que de vez en cuando os veo colgar en Facebook y que viene a ser la razón última de esta parrafada. Llevo tragándome lo que según la RAE es un necio desatino pero que a mí me parece una puta basura durante mucho tiempo pero hoy tengo el día cruzado y lo voy a pagar con vosotros. No me malinterpretéis. Cada cual es libre de hacer lo que le salga de las narices y poner en Facebook lo que le venga en gana. Cuando digo puta basura no me refiero a vuestras fotos idealizadas, ni a vuestras quejas ante cualquier contratiempo, ni a las empalagosas historias de amor repletas de hashtags que a base de restregarnos estamos deseando que acaben pronto, ni a ese original video que aparte de ti ha compartido medio planeta. Ni siquiera me voy a detener en comentar los maniqueos eslóganes motivadores que colgáis para mantener la ilusión de que si no te comes el mundo es porque no quieres. A mí también me gustaría creérmelos.

Dios me libre también de deciros lo que me parece que cada vez que las noticias nos hablan de una nueva masacre terrorista pongais en vuestro perfil la banderita del país afectado, siempre que este país sea occidental por supuesto. Tampoco quisiera hacer mucha sangre de aquel que cree que con hacer un corta y pega de una gilipollez de comunicado escrito con faltas de ortografía va a conseguir que Facebook y otras grandes corporaciones respeten sus derechos. ¿Eres gilipollas o k ase? ¿Acaso crees  que algún becario de Silicon Valley va verificando uno a uno vuestros muros y tachando nombres en una lista? Los más incoherentes son los que no se lo creen pero lo comparten “por si acaso”. Claro, no creo en Dios pero rezo por si acaso. Y por último y aunque me muera de ganas por escupir más bilis tampoco voy a detenerme en el temita de los cansinos y estériles retos de Facebook. No, cada cual es libre de hacer el burro a su manera persiguiendo la zanahoria que él mismo elija. Para eso está Facebook, para dar envidia, pena o compartir chorradas. Y yo precisamente no puedo hablar muy alto porque hago las tres cosas a la vez escribiendo estas monsergas.

Pero donde quería llegar,  lo que realmente repatea al Señor Scrooge que vive dentro de mí, es una tontería mucho más simple pero no por ello menos infame.  Me refiero a este recurrente estado en el muro de alguien:

“Si de verdad eres mi amigo pega esto en tu muro y blablablablablablablabla”……

Necesitaría repasar cada volumen de la Biblioteca de Alejandría para encontrar un sinónimo que me evitase decir que los que compartís eso sois unos imbéciles de tres pares de cojones. Acabáis de leer como pierdo dos o tres lectores y/o amigos del Facebook. Lo siento, no es nada personal pero es que no puedo, de verdad. Quizá necesite ayuda psicológica porque es leer lo de “ si de verdad eres mi amigo….” y empezar a pensar en lanzallamas. A ver, vayamos por partes:

1– Para empezar partes de una premisa falsa. No somos amigos. Nos conocemos, mucho, poco o nada y somos amigos en Facebook, que es una cosa bien distinta. Esto no tiene nada que ver con la amistad. Los amigos de verdad no necesitan demostrar nada ¿no? Si la gente te tiene que ir demostrando cosas háztelo mirar.

2– La mayor parte de la gente no suele escribir o compartir nada en las redes sociales. Se limitan a gacetear. Y muy de vez en cuando, si la vida les sonríe o les calza una buena hostia cuelgan algo para que todo el mundo lo sepa. Y a toda esa mayoría de gente que apenas asoma la nariz por Facebook tú les estás pidiendo que abandonen su habitual mutismo y compartan una imbecilidad supina con el único fin de que todo el mundo sepa que son igual de cretinos que tú.

En mi humilde y algo rancia opinión compartir sandeces de ese calibre es como gritar a los cuatro vientos lo aburrida que es tu vida, lo solo que estás o lo tonto que eres. Nada malo hay en ser o sentirse así, que tire la primera piedra quien no se aburra, no se sienta solo o no sea un poco tonto. Pero tampoco hace falta que nos enteremos todos. Especialmente de lo último.

Anuncios

2 comentarios en “No seas tonto

Dime algo, que me hace ilusión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s